Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

En la historia del planeta Tierra se tiene una serie de eventos como las glaciaciones, que han provocado grandes...
Caminar por los senderos de Petén no es solo cambiar la jungla de concreto por la selva tropical. Hacerlo es llenarse...
Hablar del Lago de Atitlán es reconocer la belleza de este paisaje, un paseo por la calle Santander y una vida...
Es un sitio atractivo para viajeros locales y extranjeros, está muy cerca de La Antigua Guatemala y el lugar ideal para...
Hun Nal Ye, se traduce como “La Casa del Dios de la Luna”.  Un lugar de peregrinaje de varias etnias de los antiguos...
Mientras las olas del mar se acercan con más suavidad hacia la playa de arena volcánica, el fuerte sol da paso a una...
Antigua Guatemala continúa siendo el destino turístico más atractivo para visitar, tanto para locales como extranjeros...
Cuenta la historia que hace muchos años, una familia en Huehuetenango fue en busca de un lugar con acceso a agua para...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Barrios, un anticipo del Edén

Llegar a un lugar donde la libertad que se respira es tan natural como la lluvia, teniendo de anfitrionas a las aves que combinan su vuelo con el chapotear de los peces multicolores, es estar en la Bahía de Amatique, en Puerto Barrios, departamento de Izabal.

Si usted desea visitar este atractivo puede hacerlo por cuenta propia y vivir la experiencia de estar cerca de la naturaleza. No obstante, déjenos contarle que desde febrero del presente año, el Resort & Marina, Amatique Bay, abrió sus puertas a los visitantes para hacer de su paseo un verdadero descanso, y de nuestro recorrido esto pudimos contemplar.





Inicia la aventura

Cuando viajamos, ya sea dentro del país o fuera de él, nuestros sentidos se afinan en el afán de aprovechar todo lo que el paisaje nos ofrece. Es así como iniciamos nuestra visita por Amatique Bay, ingresando a sus instalaciones, donde se ha logrado recrear un ambiente del siglo pasado.

En sus alrededores se percibe el agradable olor de la hierba fresca y de las flores silvestres. Entre los afluentes se dispersan las villas, como se denomina al conjunto de habitaciones sencillas, dobles y familiares, que poseen todas las comodidades: cocina equipada y amueblado de comedor, lo que permite pasar unos días en forma cómoda e independiente.

Como deseábamos aprovechar la visita para dar a conocer a nuestros lectores lo que el resort ofrece, abordamos la lancha que nos llevaría a conocer los alrededores y palpar de cerca la riqueza del lugar.

Agárrense duro y ahí vamos

Partimos con cámara y grabadora en mano, acompañados de una familia de extranjeros, un guía del proyecto y el conductor de la embarcación.

Pocos minutos después divisamos Punta de Palma y a lo lejos Punta de Manabique, así como Bahía la Graciosa. Asimismo, fuimos a un nacimiento de agua llamado Aguas Calientes y a pesar del olor a azufre, aprovechamos para refrescarnos y disfrutar de sus beneficios medicinales.

Continuando con el recorrido, llegamos a la Reserva del Manatí y luego al Castillo de San Felipe de Lara. Para entonces, el reloj marcaba la una y treinta, por lo que no almorzamos en un restaurante flotante para descansar un rato y luego dirigirnos a Livingston, centro de la cultura garífuna, cuyos pobladores hacen de las calles un sitio de comercio, diversión y atractivo turístico.
Al retornar, el atardecer nos ofreció toda la belleza de su colorido. A todo esto ya habíamos visitado Río Dulce y el Lago de Izabal, y pronto llegaríamos a nuestro destino de partida.

Pero esto no acaba...

En nuestro segundo día, el itinerario incluía un recorrido para conocer todo lo que ofrece el resort, empezando por el vivero que alberga plantas tropicales y arbustos ornamentales. éstas no sólo sirven para decorar las instalaciones, sino que también se ofrecen en venta a los huéspedes.
En este trayecto encontramos cuatro de los atractivos naturales que llaman mucho la atención: un mariposario, un tortugario, un iguanario y un corral de pelibueyes, mamíferos producto del cruce entre oveja y cabra.

Todos estos animales viven en un hábitat adecuado a sus necesidades y se nutren con alimentos propios del lugar.

A continuación nos dirigimos al faro, en las cercanías de la playa de arena blanca y jugamos bingo familiar, gracias al que, si no hubiera sido por una letra, nos hubiéramos ganado un pase de cortesía de media hora para montar una bicicleta acuática en la laguna artificial.

Más tarde, a la hora de almuerzo, degustamos de las delicias del mar y, atraídos por la playa, aprovechamos para sumergirnos en sus cristalinas aguas, caminar por el muelle de piedra y gozar de las delicias de un verdadero contacto con la naturaleza.

Este muelle permite ingresar a la Reserva del Manatí, visita que forma parte del paseo que se ofrece al turista.

En la maleta

Para disfrutar al máximo la visita a Bahía de Amatique, le recomendamos incluir en su maleta lo siguiente:

- Pantalón de lona.
- Pantaloneta.
- Playeras.
- Anteojos.
- Repelente para insectos.
- Gorra o sombrero.
- Bronceador.
- Cámara fotográfica.
- Calzoneta.

¿Cómo llegar?

Una forma es por transporte público, que parte de la capital, en la 15 calle y 10 avenida zona 1 y lo deja en las cercanías del mercado de Puerto Barrios. De ahí, un taxi lo puede conducir a su destino o bien, personal del resort lo llegará a recoger.

Otra manera de llegar es por avión, en un vuelo charter del Grupo Taca que sale de la ciudad capital a las 5:45 de la mañana y arriba a las 6:50 horas. Desde el aeropuerto de Puerto Barrios el personal del resort lo conducirá a las instalaciones.

Y para quienes viven en los alrededores del Lago de Izabal, se puede viajar en lancha, yate o bote, desembarcando en la laguna artificial que tiene el resort.

Redacción viajes