• Página inicial
Secciones
• Mapa del sitio
Consejos:
Consejos para que disfrute su estancia en Guatemala.

  Palacio Nacional de la Cultura  
 

Durante más de 200 años el centro de la vida política, económica y social de la ciudad de Guatemala estuvo en el viejo casco urbano, cuyo corazón geográfico y simbólico fue, durante la segunda mitad del siglo XX, el Palacio Nacional.

Cuando el visitante llega al Palacio debe pasar frente a la Plaza Mayor. Frente a ella destaca el edificio de piedra verde, adyacente al conjunto catedralicio. Al aproximarse a la entrada del palacio, grandes y gruesas columnas flanquean las escaleras de acceso, la luz se interrumpe por la galería y una penumbra prepara al visitante para ingresar a la sede del poder, como lo concebía el gobernante Jorge Ubico.

Pesadas puertas de hierro forjado se abren lentamente, el piso brilla, la luz es tenue y la ancha escalera, con pasamanos de piedra y balaustres de bronce, conduce a los visitantes.

En el segundo nivel se encuentran los salones de representación y galerías de exposiciones. Durante la visita se pueden recorrer los corredores de este amplio edificio que bordean los patios y dan acceso a los 350 salones que componen el Palacio.

Galería de exposiciones
Haga click sobre las imágenes

El edificio es el símbolo de toda una época en la historia guatemalteca. Fue mandado a construir por orden del presidente Jorge Ubico, quien gobernó el país de una forma autocrática durante 14 años. Por sus corredores han pasado embajadores, ministros, gobernantes, obispos, príncipes, ciudadanos e incluso el actual Papa.

Cada rincón guarda numerosos secretos sobre las decisiones que afectaron a toda la población guatemalteca, desde políticas económicas hasta festividades civiles. Hace tres años, gran parte del conjunto fue restaurado y acondicionado para servir como museo de exposiciones de arte, lo que permitirá que siga conservando su esplendor y sea visitado por nacionales y extranjeros. Entre los visitantes destacan los grupos de escolares que lo recorren cada día y conocen algo de la historia reciente en el arte y la política guatemaltecas.

Un vasto recinto

Los trabajos de construcción del Palacio se iniciaron en 1939 y terminaron en 1943. En la decoración escultórica trabajó Rodolfo Galeotti Torres, los murales fueron realizados por Alfredo Gálvez Suárez, los vitrales por Julio Urruela y las decoraciones en frisos, techos y tapices por Carlos Rigalt Anguiano.

Ubico admiraba las construcciones realizadas en el período hispánico, sobre todo en la ciudad de Antigua Guatemala, por eso se repitieron varios diseños en el Palacio.

Las jardineras de los patios fueron decoradas con azulejos, como la fuente del Convento de Santa Clara. Las fuentes, que animan peces están decoradas con animales marinos y azulejos hechos en mayólica.

   

Los techos fueron pintados con motivos geométricos y florales, mientras que el del Salón de Banquetes fue trabajado con taracea de caoba y oro. Todos esos recursos eran mudéjares, un estilo artístico que los españoles heredaron de los musulmanes y que se utilizó mucho en Antigua.

Otros elementos fueron tomados de la arquitectura antigüeña. Por ejemplo, en la decoración de los patios se utilizó la pilastra abalaustrada serliana que había sido un recurso del arquitecto Diego de Porres en el siglo XVIII.

Patio del Palacio
Haga click sobre la imagen
   
Salón de recepciones
Haga click sobre la imagen
El Salón de Banquetes se decoró con una cornisa curvilínea, similar a la que tiene la iglesia de El Carmen de Antigua. Y, en el Salón de Recepciones, se aplicó decoración de inspiración barroca en la yesería, sobre todo en la cúpula.

También fueron incorporados elementos de su propia época, como los elevadores, pisos de cemento líquido e iluminación indirecta y tenue. En los detalles se aplicaron motivos nacionalistas, como quetzales en algunas lámparas, sobre todo en la del Salón de Recepciones, que pesa dos toneladas y media, y en la que Galeotti colocó cuatro quetzales de bronce que miran a los puntos cardinales. En ese mismo salón se colocaron dos palcos, uno al norte para una orquesta y otro al sur, para la marimba. La motivación fue exaltar las tradiciones del país, como dijo uno de sus constructores Rafael Pérez de León, en 1943: “En Antigua está nuestra inspiración para obras monumentales”, por lo que el Palacio intentó ser una síntesis del arte guatemalteco.

El Guacamolón

El Palacio Nacional fue diseñado por Rafael Pérez de León y Enrique Riera, siguiendo las instrucciones del entonces presidente Jorge Ubico. La inspiración del edificio estuvo basada en el palacio de los condes de Monterrey, Salamanca, España, construido en el siglo XVI.

Para darle un color verde a todos los muros, sin recurrir a la pintura, se utilizó cemento mezclado con sulfato de cobre. Sus dimensiones son de 127 por 70 por 30 metros. Por su color verde, la gente lo llamó cariñosamente el guacamolón, aludiendo al platillo que se realiza con aguacate, el guacamol.

Investigación y textos: Anibal Chajón
Fotografías y recorridos panorámicos: Héctor Roldán
Fuente: Palacio Nacional, Club Rotario del Valle de Guatemala y Fundación G&T.
Palacio Nacional de Guatemala, de Helio Gómez Lanza, Editorial José de Pineda Ibarra.

             
Glosario

Balaustres: pequeñas columnas que forman una baranda.

Barroco: estilo artístico que se desarrolló en Europa en el siglo XVII y en Guatemala a fines de esa centuria y durante todo el XVIII, caracterizado por la búsqueda de expresar sentimientos y movimiento.

Cornisa: parte del entablamiento que servía originalmente para proteger los muros de la lluvia.

Friso: elemento decorativo que se coloca en el entablamiento, justo debajo de las cornisas.

Jardineras: pequeñas construcciones que sirven para sostener la tierra de plantas ornamentales.

Mayólica: técnica de vidriado de cerámica, para darle un carácter impermeable y decorativo.

Pasamanos: parte de la baranda en la que se apoyan las manos.

Pilastra abalaustrada serliana: la pilastra es un elemento que semeja una columna pero que no tiene carácter estructural, sino puramente decorativo. Cuando tiene forma de balaustre se le llama abalaustrada. En este caso es un diseño de un arquitecto italiano del siglo XVI, Sebastián Serlio, por eso se llama serliana.

Taracea: una obra de madera con incrustaciones de varios materiales.

Yesería: decoración arquitectónica con aplicación de yeso o estuco.

Especial multimedia
• Recorridos virtuales
Galería de exposiciones
Galería de exposiciones
Salón de recepciones
Patioí
Corredores 2do nivel
Si no puede ver los recorridos virtuales, presione aquí para visitar la versión JAVA

Esta placa está ubicada en el Palacio y muestra los nombres de algunas de las personas que hicieron posible su construcción.

[haga click para ampliarla]

 

 

 

         
   
  Envía esta página a un amigo o amiga
Email a quién recomiendas este artículo:
Tu nombre:
Tu email: