Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

Antigua Guatemala continúa siendo el destino turístico más atractivo para visitar, tanto para locales como extranjeros...
El Ballet Folklórico del Instituto Guatemalteco de Turismo celebra 25 años de historia, tiempo que ha dedicado a...
El Palacio Arzobispal brinda un momento de tranquilidad al visitante en contacto con la historia. La costumbre y la...
Los templos de La Antigua Guatemala nos hablan de una era en la cual religión y estado estuvieron unidos, pero también...
La Antigua Guatemala se caracteriza por las ruinas de sus monumentos religiosos, los cuales le confieren una atmósfera...
Durante su esplendor, La Antigua Guatemala fue una ciudad abundante en templos y conventos. De ellos, hoy nos quedan...
Con sobria fachada blanca este edificio, vecino del Instituto Normal Central para Varones, alberga el Museo de la...
En la ciudad de Antigua se recuerda a un personaje que vivió en ella hace tres siglos, el Hermano Pedro, descrito por...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Maestros de la restauración

Miguel Angel González y su socio Harold Rojas tienen 30 años de restaurar y crear réplicas en madera.

Admirado por turistas nacionales y extranjeros, el interior de las iglesias de la Ciudad Colonial es una obra de arte. Sin embargo, no sería lo mismo sin las manos de maestros artesanos que hacen posible su conservación, reparación o la fabricación de réplicas que se disponen para el aprecio del público.

La Antigua Guatemala conserva un gran legado arquitectónico que junto con su rica historia, nos relata cómo era la vida en tiempos de la colonia española. Algunas de sus estructuras son un vago recuerdo debido al deterioro sufrido por los terremotos y al paso del tiempo.

Pero sin duda alguna, el majestuoso exterior de casas y museos, así como de los templos, es el reflejo de lo que puede apreciarse adentro: verdaderas obras de arte la cuales, inmóviles, son mudos testigos que permanecen como si el tiempo no hubiese transcurrido.

Detrás de cada obra se esconden las huellas de varios artistas. Principalmente las del creador a quien se le da frecuentemente el crédito y, en silencio, las huellas de los restauradores quienes son también verdaderos maestros.

Los detalles son parte esencial en los marcos de iglesias, como éste realizado en cedro y láminas de oro falso.

Entre oro y madera

En las cercanías de las Ruinas de Santa Clara y el Tanque de la Unión, sobre la 2ª avenida Sur #10, se ubica el taller El Renacimiento, propiedad de dos artistas que llevan ya más de 30 años de experiencia, restaurando, fabricando y replicando marcos, imágenes en madera y mobiliario en general de iglesias y museos, así como casas antiguas que conservan el estilo original plasmado por los creadores originales.

Harold Rojas y Miguel González son socios desde hace 17 años, pero llevan ya casi el doble trabajando estas obras, principalmente en madera. Han restaurado piezas de colección que se exhiben en museos de La Antigua Guatemala y de la Ciudad Capital. Igualmente han creado réplicas exactas de obras que no pueden exhibirse ante el público debido a su valor o características particulares.

Son visitados por muchos coleccionistas, propietarios de obras antiguas, así como personas de muy refinados gustos, quienes solicitan se les fabriquen copias exactas de muebles coloniales estilizados.



Uno de los retos que encuentran frecuentemente proviene de un asiduo comprador quien solicita réplicas de muebles de colección.

Trabajo minucioso

Comentan que el tiempo que les toma crear una copia es de casi un mes, dependiendo de los detalles, pues existen muebles que incluyen delicados y minuciosos adornos.

El tiempo para restaurar una obra puede variar alcanzando los dos meses, según el grado de deterioro y del material disponible, pues se hace todo lo posible por alterar en lo mínimo el original.

Evitan añadir nuevos clavos porque debilita la estructura y es una alteración de tipo mayor, comentan.

La mayoría de daños en las imágenes y muebles de madera se deben a la polilla, la humedad y, en algunos casos, al simple abandono. De hecho, mencionan sonriendo, han recibido piezas tan deterioradas que carecen totalmente de peso y parecen estar hechas de papel.



De todos tamaños y diferentes detalles, los marcos dorados exhiben obras dignas de rodearse de brillo.

Marcos laminados

Uno de los trabajos que más les solicitan, es la restauración y fabricación de marcos tallados y dorados.

Estos son elaborados en cedro y laminados con oro falso o con oro puro, según lo que el cliente desea. Suelen tardarse dos meses en hacer uno completo de 1.50 mts x 1.50 mts, y luego de aplicada la fina capa de láminas doradas se procede a cubrirlo con un óleo envejecedor, lo cual le da el aspecto final.

Tener una de estas piezas requiere, igualmente, de una pintura valiosa para exhibir y digna del cuadro que la sostiene. No son para subestimar, ya que el costo de uno elaborado con oro falso es de Q10,000 y, en el caso de los de oro puro, el precio sobrepasa los Q20,000.

Existen varios talleres que realizan estos trabajos de elaboración y restauración, casi todos se ubican en las afueras de La Antigua Guatemala o en Ciudad Vieja, pero pocos, como El Renacimiento, se encuentran en el centro de la Ciudad Colonial.




Texto y fotos: Héctor Roldán