Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre

[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

En la historia del planeta Tierra se tiene una serie de eventos como las glaciaciones, que han provocado grandes...
Caminar por los senderos de Petén no es solo cambiar la jungla de concreto por la selva tropical. Hacerlo es llenarse...
Hablar del Lago de Atitlán es reconocer la belleza de este paisaje, un paseo por la calle Santander y una vida nocturna...
Es un sitio atractivo para viajeros locales y extranjeros, está muy cerca de La Antigua Guatemala y el lugar ideal para...
Hun Nal Ye, se traduce como “La Casa del Dios de la Luna”.  Un lugar de peregrinaje de varias etnias de los antiguos...
Mientras las olas del mar se acercan con más suavidad hacia la playa de arena volcánica, el fuerte sol da paso a una...
Antigua Guatemala continúa siendo el destino turístico más atractivo para visitar, tanto para locales como extranjeros...
Cuenta la historia que hace muchos años, una familia en Huehuetenango fue en busca de un lugar con acceso a agua para...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

San Juan Comalapa, cuna del arte y la tradición

Mencionar San Juan Comalapa da pie a pensar en pinturas, arte naïf y color. Efectivamente este lugar es todo esto y más. El talento es innato en sus pobladores, prueba de ello son sus calles, su parque y todos los nombres de artistas que ha dado al país, como Andrés Curruchich.

Al entrar a San Juan, las paredes que circulan el cementerio llaman poderosamente la atención por los murales que en ella se encuentran porque son el inicio de un recorrido lleno de paisajes, episodios comunes y color.

Al adentrarse en el pueblo no es extraño encontrarse con pequeñas galerías de arte, como la de don Oscar Perén. Las actividades cotidianas de los comalapenses se plasman en sus lienzos llenos de color y de recuerdos. Lo más importante es que esta habilidad es parte de la herencia de pobladores de San Juan a sus hijos, porque los hijos de don Oscar se dediquen también al arte plástico.

Las paredes de la casa de este personaje poseen murales que confirman su enorme talento y hacen de San Juan un lugar sin duda diferente. Y éste es tan sólo un nombre entre muchos.

Siguiendo el camino hacia el centro del poblado, la fachada de su imponente iglesia doblega la mirada. A un lado se encuentra el nuevo templo construido en sustitución de la primera iglesia que sufrió graves daños en el terremoto de 1976. Frente a ella, las ventas de verduras y los niños caminando al salir de la escuela hacen que el panorama sea verdaderamente alegre. Ya en el parque el quiosco pintado de palmo a palmo refuerza el sentimiento de estar en un tierra de artistas.

Después de detenerme por un rato a contemplar algunos tejidos hechos por manos de mujeres hacendosas, a un lado de la plaza, me dirijo hacia la que en otros tiempos fuera la casa del autor de la música del Himno Nacional de Guatemala, Rafael Alvarez Ovalle.

Su origen

San Juan Comapala es un pueblo de origen kaqchikel, llamado por ellos chixot, que significa en o sobre el comal . Anteriormente se le conoció como San Juan de Comalapant o San Juan el Bautista de Comalapant. Después de la conquista de los españoles su nombre se modificó con el náhualt que traducido al español dio el actual Comalapa.

Historia a través de la pintura

Comalapa se ha distinguido como una de las poblaciones guatemaltecas de mayor tradición artística. De esa cuenta, no resulta extraño encontrarse que las familias permanecen unidas por medio de la plástica.

Al tipo de arte que estos artistas crean se le conoce como naïf o primitivista. La antropóloga Karen Cardoza, cree que las viejas creencias de los mayas han pervivido, y que están plasmadas en su arte actual. Hay que tomar en cuenta que el desarrollo interno de estas pinturas hace eco tanto en sus orígenes, como en el contexto actual que vive el artista indígena , comenta.

Plasmar el entorno geográfico, así como las tradiciones arraigadas a la población, son algunas de las características que componen este estilo.

En lo referente a Comalapa uno de los primeros pintores primitivistas que se dio a conocer, fue Andrés Curruchich Cúmez (1891-1969). No sólo fue el pionero, sino su obra es la mejor cotizada en el mercado de arte.

Su primer cuadro lo vendió en una feria, en 1930 y para 1960 ya era famoso. Su legado artístico ha quedado no sólo para su familia, reconocida también por su talento, sino para las nuevas generaciones de comalapenses que buscan por medio del pincel y el lienzo expresar sus anhelos.

Un museo maravilloso

A dos cuadras del parque central de San Juan se encuentra la Casa de la Cultura, también conocida como el museo Rafael Alvarez Ovalle. La nueva construcción inaugurada en 1984 alberga objetos personales del autor de la música de nuestro himno patrio.

Al entrar, nos recibe el encargado del museo, don Francisco Otzoy, quien primero nos presenta la biblioteca del lugar llamada Oscar de León Palacios. Más adelante entramos en un espacio que resguarda trajes de gala, sombreros, un bastón la cabecera de la cama de don Rafael en forma de Lira, su mesa de noche y el pedal de su piano. Partituras de música compuesta por el maestro se encuentran tras vitrinas iluminadas, así como trozos de historia de su vida y su obra. Una característica importante es que los restos del maestro Alvarez Ovalle se encuentran en el patio de esta casa, en la cual además se imparten clases de educación musical.

San Juan Comalapa es sin duda algún la cuna del arte, y para quien lo dude, basta con dar una vuelta por el pueblo para encontrarse cara a cara con una muestra del talento de sus habitantes.

Vealo en imágenes en GUATEVISION todos los días a las 18:30, 21:00 y 23:00 horas.

Rafael Alvarez Ovalle

Nació el 24 de octubre de 1858 en San Juan Comalapa, desde niño manifestó interés por la música, y el maestro Juan Alegría fue quien le proporcionó los primeros conocimientos musicales. A los 15 años asumió la dirección de la escuela de música de Santa Lucía Cotzumalguapa. A los 29 años compuso la música del Himno Nacional, considerado uno de los tres mejores himnos del mundo por parte de la Academia de Música de Milán. El 24 de octubre de 1941 recibió el último homenaje en su natal Comalapa.

San Juan Comalapa es un poblado lleno de movimiento.

Este viaje se realizó gracias al Instituto Guatemalteco de Turismo, INGUAT.

Redacción viajes