Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

En la historia del planeta Tierra se tiene una serie de eventos como las glaciaciones, que han provocado grandes...
Morgan Freeman, estrella de Hollywood ganador del Óscar por Invitus, visitó las ciudades mayas de Tikal y El Mirador,...
El actor estadounidense Morgan Freeman hace una invitación a través de un video para que visiten Guatemala: “Si...
Realizar un recorrido por la Colina o Cerro de los Muertos, más conocido como Kaminal Juyú, es conocer una parte de la...
La ruta maya Guatemala cuenta con más de cinco mil sitios arqueológicos, esto según datos del Instituto de Antropología...
El sitio de 'agua verde' da la bienvenida a sus visitantes esperándolos entre la sombra de la selva petenera. Yaxhá es...
En el departamento de Retalhuleu una antigua ciudad espera al visitante para narrarle las grandezas de un pasado único...
Topoxté es una ciudad maya ubicada en la isla del mismo nombre, dentro del complejo Parque Nacional Yaxhá-Nakum-Naranjo...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Sitio de Abaj Takalik en Retalhuleu 1

Ubicada en el camino natural entre el Altiplano a la Bocacosta, esta ciudad es el principal atractivo de El Asintal, Retalhuleu, a donde se llega por una carretera asfaltada que ofrece todas las comodidades mientras se hace un viaje que lleva al visitante por tres milenios de historia.

Uno de los sitios arqueológicos más visitados al suroccidente del país, por su interés histórico, fácil acceso y comodidades de hospedaje, en la cabecera departamental, es una añeja ciudad que guarda un pasado fascinante; los antiguos viajeros, entre 1000 y 400 antes de Cristo, llegaban a la ciudad por motivos comerciales. Para llegar a ella, vadeaban un estrecho del río Ixchiyá, luego veían una escalinata engalanada por el Monumento 1, de estilo olmeca, y llegaban a una de las terrazas en las que se asienta la ciudad. En su recorrido podían apreciar la Estructura 5, un cuadrado de 115 metros por lado y más de 16 de alto.

En la actualidad el viajero llega por una carretera y, mágicamente, se traslada a ese pasado deslumbrante. Entre las maravillas que descubrirá, está la Casa del Riachuelo, descubierta en 1999, que contaba con un canal que le proporcionaba agua potable, en la misma época en que Alejandro Magno conquistaba Oriente. En su recorrido, el viajero llega a las Estructuras 9, 10 y 12, construidas originalmente entre el 400 antes de Cristo y el 100 de Nuestra Era, que fue la época en que la ciudad gozó de su mejor momento comercial y máximo desarrollo urbanístico. En esa época los pobladores engalanaron sus antiguos edificios, recubriéndolos con piedra de canto rodado, y construyeron otros nuevos.

Las casas de la población media se beneficiaron con nuevos canales para el uso de agua, construidos en la roca madre, bordeados con piedras y sellados con el mismo material. De hecho, aún circula el agua por uno de ellos y conduce el agua a El Asintal. De ese período data otra casa importante, que es una de las primeras que puede verse en el sitio, hoy conocida como Nin Já. El edificio es de estilo maya y fue la residencia de personas importantes durante más de cinco siglos. Un descubrimiento reciente es una vivienda que tenía un basurero tres veces más voluminoso que lo usual en la ciudad, en donde había restos de obsidiana de El Chayal, cuyo control estaba bajo Kaminaljuyú, y cerámica del Altiplano, que evidencia los contactos con esa ciudad del Altiplano.

Bajo la sombra de la vegetación y acariciados por el calor del lugar, los visitantes actuales recorren las plazas embellecidas con monumentos de diversos estilos: olmeca, maya, barrigón y local. La más importante es la Plaza Tucur Balam, donde se erigió la Estela 5, que fue hecha en estilo maya y marca el año 126 después de Cristo.

Mientras se camina por el sitio, los soberbios vestigios hablan de las glorias y los sufrimientos de la urbe. Pues en la segunda parte del Clásico Temprano, 400-550 después de Cristo, cesaron las construcciones y alguien destruyó los monumentos. Según una de las hipótesis de investigación del equipo de arqueólogos Marion Popenoe de Hatch, Christa Schieber de Lavarreda, Miguel Orrego, Claudia Wolley Schwarz, Edgar Carpio y Héctor Paredes, es posible que personas de la costa arrasaran con la ciudad. Los invasores fueron identificados por su cerámica, la Tradición Naranjo, y compartían elementos culturales teotihuacanos.

Para apreciar plenamente las bellas obras artísticas de la ciudad es necesario saber que en el Preclásico Medio, 1000-400 antes de Cristo, había un intenso intercambio comercial y cultural desde el Golfo de México hasta El Salvador, esto explica el gusto por la escultura de tipo olmeca que se encuentra por toda la ruta comercial. Las personas utilizaban los estilos vigentes para la creación de sus monumentos. Esto se observa claramente en el Preclásico Tardío, 400 antes de Cristo-100 de Nuestra Era, cuando Abaj Takalik participaba intensamente en la ruta comercial a lo largo de la Bocacosta, que llegaba hasta Kaminaljuyú. Con la caída de Kaminaljuyú, colapsó este sistema de intercambio, de todo ello hablan los restos de Abaj Takalik.

Algunos monumentos que se observan en el sitio presentan mutilaciones de la época de la crisis, pero los antiguos pobladores, al llegar al Clásico Tardío, alrededor del 550, se dedicaron a reedificar sus monumentos, luego de expulsar a los invasores. Por eso viejas estelas, por la destrucción ocasionada por los invasores, quedaron reducidas y se utilizaron como altares.

El comercio de la ciudad se volcó, después de la invasión, hacia el Altiplano noroccidental. En el Grupo Oeste, tan majestuoso como el resto de la ciudad, quedó soterrado debajo de una obra de remodelación una urna que contenía máscaras hechas de mosaicos de jade.

Al norte de la ciudad se empezó la construcción de un grupo, cuyo diseño rompió totalmente con la tradición espacial de la ciudad, lo conformaban montículos grandes sólo de barro y sin monumentos. A pesar de tantos esfuerzos, el resurgimiento no tuvo la misma magnitud que en su época de esplendor. Ya que después del 900, aunque hubo una fuerte presencia k¹ich¹e, la grandeza había pasado para dejar un recuerdo en sus obras que hacen de Abaj Takalik un lugar para ser visitado y conocido.

Redacción viajes