Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

En la historia del planeta Tierra se tiene una serie de eventos como las glaciaciones, que han provocado grandes...
Morgan Freeman, estrella de Hollywood ganador del Óscar por Invitus, visitó las ciudades mayas de Tikal y El Mirador,...
El actor estadounidense Morgan Freeman hace una invitación a través de un video para que visiten Guatemala: “Si...
Realizar un recorrido por la Colina o Cerro de los Muertos, más conocido como Kaminal Juyú, es conocer una parte de la...
La ruta maya Guatemala cuenta con más de cinco mil sitios arqueológicos, esto según datos del Instituto de Antropología...
El sitio de 'agua verde' da la bienvenida a sus visitantes esperándolos entre la sombra de la selva petenera. Yaxhá es...
Ubicada en el camino natural entre el Altiplano a la Bocacosta, esta ciudad es el principal atractivo de El Asintal,...
Topoxté es una ciudad maya ubicada en la isla del mismo nombre, dentro del complejo Parque Nacional Yaxhá-Nakum-Naranjo...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Sitio de Abaj Takalik en Retalhuleu 2

En el departamento de Retalhuleu una antigua ciudad espera al visitante para narrarle las grandezas de un pasado único, lleno de hazañas culturales e incluso guerreras, que han quedado al descubierto gracias a la labor de años de pacientes investigaciones.

El clima cálido de Retalhuleu invita a un descanso bajo la sombra acompañado de una refrescante bebida e, incluso, puede resultar tentador permanecer inmóvil durante el día. Sin embargo, esa no es la mejor opción. A pocos kilómetros de la cabecera departamental, por una carretera recientemente asfaltada, se encuentra uno de los tesoros arqueológicos más ricos del pasado, la ciudad de Abaj Takalik.

Su nombre significa, en idioma k'iche', Piedra Parada y alude a los numerosos monumentos que engalanaron a una urbe majestuosa.

Cuando el visitante llega, en automóvil o microbús, logra estacionarse a pocos metros de la Plaza Tucur Balam, por donde a lo largo de los siglos grandes señores y sacerdotes pasaron en sus elaborados rituales y muchos comerciantes aprovecharon la estratégica posición de la ciudad para llevar a ella sus productos e intercambiarlos por otros, al mismo tiempo que, durante sus conversaciones, trocaban ideas y conceptos culturales.

Un paseo por los siglos

Amables guías, entrenados por los expertos que dirigen el Proyecto Arqueológico Abaj Takalik, Christa Schieber de Lavarreda y Miguel Orrego Corzo, conducen al viajero por las plazas de la otrora poderosa ciudad.

Soberbias estructuras, algunas que ostentan la esquina remetida del estilo maya, cuentan al visitante las glorias idas y permiten conocer que en Abaj Takalik las personas convivían con gente que pensaba diferente.

De esa forma es posible conocer monumentos de influencia olmeca, de estilo maya, de influencia Monte Alto o de estilo local. Tantas expresiones culturales hablan de la tolerancia que los antiguos habitantes manejaban y que les permitió llegar a logros sorprendentes. La Estela 5, fechada en 126, es mucho más antigua que la más temprana hallada en Tikal y, para Abaj Takalik, es uno de los monumentos más recientes.

Uno de los datos más interesantes es que, en un costado de la Estela puede verse representado a un soberano en posición sedente sobre su trono y, unos metros adelante, en el recorrido, puede verse ese mismo trono reconstruido por los arqueólogos. De tal manera que, con un breve recorrido, es posible ponerse en contacto con los regios personajes que hace siglos señoreaban sobre una magnífica ciudad y que dejaron las huellas de su grandeza.

Al seguir por los vestigios, se llega a un espacio marcado en el terreno. Debajo de ese lugar se encuentra el campo de juego de pelota fechado en el Preclásico Medio (1000 a 400 antes de Cristo). En esa época los habitantes de Abaj Takalik construían muchos de sus edificios en barro, pero en la actualidad aún no se ha desarrollado una técnica que permita que puedan preservarse al aire libre, por eso los arqueólogos prefirieron enterrar nuevamente el descubrimiento y conservarlo.

Como los antiguos pobladores tenían un alto concepto de los lugares sagrados, construían encima de los antiguos edificios sacros. Por eso, las estructuras que pueden verse en la actualidad son la última remodelación que hicieron los habitantes de la ciudad. Esto es evidente cuando el viajero pasea por las plazas más grandes y donde las estructuras han sido consolidadas.

Un poco más lejos es posible, si se consigue el permiso correspondiente de los propietarios de los terrenos, observar las antiguas construcciones de un acueducto, por donde llegaba agua fresca a las residencias de los importantes habitantes de Abaj Takalik. De hecho aún abastece de agua al municipio de El Asintal, haciendo elogio de las técnicas constructivas de los habitantes prehispánicos.

Sin embargo, la vida no siempre fue tranquila en la ciudad, posteriormente al año 400 después de Cristo, un grupo de personas, con influencia cultural relacionada a la teotihuacana, invadió la ciudad. Su paso violento quedó comprobado porque destruyeron varios monumentos, entre ellos el trono que ha sido restaurado. Los habitantes lograron liberarse de su dominio, aunque la ciudad ya no logró volver a ser la gran urbe de antes.


Abierto al público

El parque arqueológico surgió gracias a la donación de José Luis Ralda, quien cedió a la nación una parte de su finca, que es donde se encuentra la parte nuclear de la antigua ciudad. Otros propietarios han permitido a los arqueólogos hacer investigaciones en sus terrenos pero no han sido abiertos al público.

El año pasado se localizó una ofrenda asociada a una estela, es una impresionante muestra de cientos de vasijas y platos, donde aún se pudieron localizar restos de los productos que las personas dejaron en honor de las divinidades en ese lugar. Aunque por ser un descubrimiento reciente y encontrarse en etapa de investigación, está fuera del acceso del público. Ahora se realiza el análisis de piezas y otros procedimientos para obtener del hallazgo toda la información posible.

Con una breve visita, el viajero obtendrá información de siglos de historia, lo que seguramente despertará su interés por conocer más sobre esta maravillosa ciudad. Si desea más información consulte las publicaciones de los Simposios de Arqueología, donde los investigadores han preparado material con vastos contenidos científicos y también el Taller de Arqueología de la región de la Costa Sur, que puede adquirir en la Asociación Tikal.

Redacción viajes