Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

En la historia del planeta Tierra se tiene una serie de eventos como las glaciaciones, que han provocado grandes...
Caminar por los senderos de Petén no es solo cambiar la jungla de concreto por la selva tropical. Hacerlo es llenarse...
Hablar del Lago de Atitlán es reconocer la belleza de este paisaje, un paseo por la calle Santander y una vida...
Es un sitio atractivo para viajeros locales y extranjeros, está muy cerca de La Antigua Guatemala y el lugar ideal para...
Hun Nal Ye, se traduce como “La Casa del Dios de la Luna”.  Un lugar de peregrinaje de varias etnias de los antiguos...
Mientras las olas del mar se acercan con más suavidad hacia la playa de arena volcánica, el fuerte sol da paso a una...
Antigua Guatemala continúa siendo el destino turístico más atractivo para visitar, tanto para locales como extranjeros...
Cuenta la historia que hace muchos años, una familia en Huehuetenango fue en busca de un lugar con acceso a agua para...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Tecpán está de fiesta

Parece difícil de creer, pero sólo han pasado 30 minutos desde que salimos de la ciudad y ya el paisaje es esplendoroso, el verde nos invade y se manifiesta una enorme tranquilidad. Luego de una hora y 15 minutos llegamos a nuestro destino, los Albergues de Tecpán. El recibimiento es muy cálido y el desayuno que nos aguarda es sustancioso.

Junto con Elías, nuestro guía de esa mañana, nos dirigimos hacia el centro de Tecpán, población que el cuatro de octubre celebrará a su patrón San Francisco de Asís. Por eso, no es de extrañar encontrar en algunas áreas puestos de ventas de dulces típicos de las ferias patronales. Además es jueves, el bullicio es grande porque es día de mercado. La plaza central, que se encuentra frente a la iglesia, y las calles aledañas están repletas de ventas de verduras, objetos de barro y tejidos.

El mercado reúne a casi 1,200 vendedores. Muchos de ellos provenientes de otras regiones del altiplano y, sin dudar, es uno de los más importantes del occidente de Guatemala.

Antes de visitar la iglesia pasamos por el mercado. La frescura de los vegetales que allí se encuentran es asombrosa, el precio también difiere de los que usualmente encontramos en la capital y, por menos dinero, pueden conseguirse mejores vegetales. Lo más atractivo son los tejidos. Se encuentran apilados cortes típicos de distintas regiones del país, así como los huipiles bordados a mano. El corte de Tecpán sobresale por la morga o falda que es sencilla, mientras el huipil está bordado de vivos colores. Otra artesanía que sobresale es el capixay, prenda de abrigo con mangas sobrepuestas, el cual se puede comprar no sólo en el mercado de Tecpán, sino también en los restaurantes que se encuentran en la carretera.

Los días de mercado, Tecpán se llena de color y bullicio.

Durante el recorrido nos topamos con una venta de comida, el estofado y las tortillas negras resaltan entre los otros platillos, la señora del puesto amablemente nos ofrece un poco. Este plato es elaborado con cuatro carnes distintas y se combina con cebolla, ajo, tomate y chile pimiento, se cocina durante varias horas hasta que la carne se desprenda del hueso. Su sabor es simplemente exquisito.

La Iglesia de Tecpán luce imponente en el centro de la población.

Una joya

Luego nos dirigimos hacia la Iglesia, la cual fue prácticamente destruida durante el terremoto de 1976. Esta es una joya arquitectónica que data de los años de los conquistadores, porque fue construida durante los primeros años del siglo XVI por los españoles. Además de la riqueza de su imaginería, de sus bellos retablos y altares, uno de sus elementos más impresionantes es el artesonado del techo, construido con madera y que aún es motivo de admiración para quienes visitan la iglesia.


Los Albergues de Tecpán ofrecen hermosas cabañas, restaurante y todas las comodidades en medio de un ambiente natural.

Un poco más

Después del recorrido por el centro de Tecpán, ya casi a mediodía nos dirigimos hacia la parte alta de la población desde donde se contempla todo el casco urbano, la carretera, los viveros, el estadio y a los niños que salen de clases. La mañana ha sido espléndida, el recorrido hasta esta parte alta nos toma casi una hora en ir y venir, y de nuevo regresamos hacia los Albergues de Tecpán para almorzar y conocer un poco más de este lugar que da la bienvenida a este hermoso municipio. Luego del recorrido por los jardines, la granja y los puentes de los Albergues, platicamos con Carlos Maldonado, representante de la Casa de la Cultura de Tecpán. La visión de los tecpanecos sobre su municipio es una invitación para conocer este lugar, en donde se mezclan la historia, al ver el sitio arqueológico de Iximché; los recuerdos en su colonial iglesia y lo nuevo que la gente impregna cada día en este lugar.

El colorido de los huipiles y el trabajo artesanal de las tejedoras es sorprendente.

Antecedentes históricos

El municipio de Tecpán es importante en la historia del país, porque fue el escenario de la conquista y colonia española. Después de vencer a los k'iche'es, Pedro de Alvarado y su ejército se dirigieron a Iximché, capital de los kaqchiqueles. En julio de 1524, Alvarado estableció la Villa de Santiago de los Caballeros en Iximché.






Iximché

Asentada sobre un promontorio rodeado de impresionantes precipicios, Iximché gozaba de una situación estratégica como capital de los kaqchiqueles. Fue fundada en el siglo XV. En ese entonces, los pobladores de esta metrópoli se hallaban en guerra con los k'iche'es y las excelentes defensas naturales de la ciudad evitaron que cayera en manos de éstos. En 1524 llegaron los conquistadores y los kaqchiqueles se aliaron con ellos para luchar contra los k'iche'es y los tz'utujiles; los españoles emplazaron su cuartel general junto a la capital kaqchiquel, en Tecpán, pero sus demandas de oro acabaron con la alianza. Para llegar allí encontrarás indicaciones en la entrada de Tecpán. El recorrido por el sitio es de una hora y a la entrada encontrarás un museo.

En la parte alta del promontorio existen cuatro puntos ceremoniales, que constituyen grupos separados de estructuras, dos grupos poseen un terreno de juego de pelota. Queda poco de estas estructuras, pues las paredes y techos estaban construidos de adobe. Es un lugar que vale la pena recorrer con calma y visitar al llegar a Tecpán.

FUENTE: Mundo Maya, Guías Acento y La Ruta Maya, Lonely Planet.

Claudia Navas