Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

En ocasiones podría necesitarse alquilar un automóvil porque se requiere de mayor espacio para la familia, o bien por...
Mide alrededor de 130 metros y deslumbra con su entorno boscoso a turistas nacionales y extranjeros. Por Jeovany...
Pasea entre olas salvajes, fauna marina de las costas guatemaltecas y gente visionaria en una actividad llena de...
Al norte de Guatemala, el departamento de Alta Verapaz se ubica en un área rica en minerales, roca calcárea, karts y un...
El Usumacinta, misterioso y salvaje como los grandes ríos del mundo, forma una frontera natural entre México y...
Vista del Cimarrón desde el punto de descenso. Hablar del lugar reta a la imaginación. Es un profundo agujero perforado...
Este coloso que preside el complejo volcánico del sur de Guatemala, ha modelado el relieve con el impresionante cono...
El punto de partida para llegar a Lanquín es la cabecera departamental, Cobán, que dista tres horas de este pintoresco...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Un viaje de aventura (rafting)

Eso fue lo que pensamos cuando decidimos practicar rafting en el río Cahabón, en Cobán, por lo que unos días antes empezamos a hacer los preparativos. Maya Expedition, fue el lugar que nos ayudó a traducir nuestras inquietudes en palabras, y luego en acción. Salíamos en tres días, y había que llevar ropa y zapatos resistentes, una linterna y mucho entusiasmo.

Primer Día:

Dejamos atrás la capital a las 7 de la mañana del viernes, un día algo nublado aunque delicioso para disfrutar del aire puro y la naturaleza. Nuestra primera parada, 3 horas después, fue en el biotopo Mario Dary Rivera, mejor conocido como Biotopo del Quetzal, refugio de nuestra ave símbolo y un pequeño pulmón lleno de vegetación y fauna. Luego de tratar infructuosamente de divisar la larga y hermosa cola del quetzal, decidimos hacer un alto para tomar un pequeño refrigerio en el Hotel Posada del Quetzal, ubicado muy cerca del biotopo, junto a la carretera. Ahí disfrutamos de un típico almuerzo chapín, aunque hay comida para todos los gustos. La gastronomía de esta región es bastante condimentada y preparada a base de salsa, el kaq ik es la mejor prueba de ello. Luego de beber un humeante café, retomamos el curso de nuestro viaje y llegamos a la Ciudad Imperial de Cobán.

Recorrimos sus calles, y visitamos la catedral, donde una vieja campana de hierro vencida nos dio la bienvenida. Luego nos trasladamos a la finca de café Dieseldorff que es una visita obligada al llegar a esta ciudad, para conocer uno de los beneficios donde se produce el café de Cobán, considerado por muchos como el mejor del mundo.

El recorrido nos tomó un buen tiempo pues nuestros anfitriones nos enseñaron todo el proceso de producción hasta llegar a saborear la fuerte esencia del café cobanero durante una breve sesión en la que aprendimos a catarlo, inesperada proeza en medio de la excursión.

Después nos trasladamos al hotel La Posada de Don Francisco, que tal y como su nombre lo dice, nos acogió cálidamente. Esta Posada es una casa diseñada al estilo antiguo y circundada por el río Cahabón.

2do Día:

Al día siguiente saboreamos el típico desayuno guatemalteco consistente en huevos con frijol y chirmol acompañados de tortillas calientes recién salidas del comal.

La lluvia empezó a caer sobre nosotros desde que salimos del hotel hasta nuestra llegada a Lanquín. Verdes, verdes, verdes, como en un poema de Miguel Ángel Asturias, las montañas, los árboles de cacao, cafetales, plantas de cardamomo, los lirios silvestres y árboles de achiote, nos tiñeron la vista con los tonos de la naturaleza.

La lluvia de la noche anterior arrojó un árbol sobre el camino, así es que hacha y lazos en mano, todos pusimos buena cara y logramos quitarlo después de un buen rato y una buena dosis de esfuerzo.

Salvado este obstáculo, dos horas más tarde llegamos al hotel El Recreo en Lanquín, donde dejamos el equipaje, y desde donde nos dispusimos a llegar al río Cahabón.

3er Día:

Despertar es sencillo, porque la luz se cuela por entre las rendijas de la ventana y el canto de los pájaros anuncia que ya es hora, así es que luego de un buen desayuno, esta vez acompañado de queso fresco, crema y el picante chile Cahabón, nos dirigimos rumbo a lo que la historia de Guatemala llamó el paraíso, y que es el sitio donde se originó la vida: Semuc Champey.

Sin duda, la leyenda no se equivocó al decir que Semuc fue el paraíso terrenal, y que de ahí surgió toda la humanidad. Su belleza es sin igual, está enmarcado por una vegetación verde esmeralda, debido a la humedad del clima, y un cielo azul topacio, quizá reflejo de sus cristalinas


El climax de la aventura

Ya a la orilla del río los guías nos dieron las consabidas instrucciones, necesarias para evitar cualquier accidente. De esta manera, puesto el casco y el chaleco salvavidas, la atención de todos se concentró en el caudaloso río.

Este río tiene 4 niveles de dificultad, hay partes en las que la balsa debe ser transportada en hombros, y otras donde se deja arrastrar por la celosa corriente del río, que no permite descuidos de ningún tipo.

Así, en medio de la excitación y de las variadas emociones de la jornada, transcurrió el día entre demostraciones de destreza, risas y uno que otro chapuzón, todo dentro del margen de seguridad de que disfrutamos gracias a las experimentadas instrucciones del guía que nos indicaba cuándo girar, cuándo remar con más fuerza y cuándo agarrarse lo más duro posible de la balsa.

En medio de la desesperación y la algarabía, nos adentramos en los serpenteantes extravíos del Cahabón. Cuando teníamos ciertos momentos de tranquilidad, un nuevo salto nos traía de vuelta a la realidad.


Tierra, tierra...

Cada ir y venir elevaba la adrenalina a más no poder. El corazón latía con tal fuerza que parecía a punto de saltar, y la esperanza de llegar a tierra sanos y salvos era el pensamiento de todos.

El paisaje, testigo de todas estas emociones, nos envolvió en una brisa húmeda y pegajosa que por ratos se aligeraba y a la que los indígenas del lugar llaman chipi chipi . Esta es una llovizna perenne que nos bañaba por un lado, mientras por el otro los rebotes de la lancha nos inundaban con el agua del Cahabón, la cual iba tornándose café a medida que llovía más fuerte.

Luego de 6 ó 7 horas de gritos y silencios, llegamos a la orilla y descendimos, cansados, felices, adoloridos y emocionados. Pocos pueden experimentar algo tan excitante mientras recorren los caminos de este paraíso guatemalteco.

Por fin llegamos al hotel, hambrientos y a dormir. Sin embargo, ¿alguien puede dormir mientras escucha el canto de los sapos don juanes que enamoran a sus hembras? este sonido más el de las chicharras y la lluvia repicando contra la lámina del techo, arrulla mejor que una canción de cuna.

Algo importante:

- El clima de Guatemala varía dependiendo la región. Para ir a Cobán se aconseja llevar ropa ligera, pero también ropa de abrigo, ya que las condiciones climáticas dan saltos gigantescos.

- El nombre original de Cobán es Santo Domingo de Cobán y su fiesta patronal se celebra el 4 de agosto. Entre el 31 de julio y el 6 de agosto se elige a la Rabín Ajau (hija del rey de Rabinal). En estas fechas se puede disfrutar de la danza del Paabanc y degustar el boj, una bebida embriagante típica de esta región.

- Maya Expeditions ofrece todas las opciones de turismo de aventura, planifica por usted el hospedaje, la alimentación, las excursiones y contrata a los guías, sus teléfonos son (502) 3634955 y 3634965. E-mail: mayaexp@guate.net

- El departamento de Cobán se encuentra a 223 kilómetros de la ciudad capital. El tiempo de recorrido es de aproximadamente 3 horas. Se puede llegar por la rutas Escobar o Monja Blanca y el precio del pasaje es de Q20 por persona.

Redacción viajes