Viaje a Guatemala Viaje a Guatemala Prensa Libre


[ Archivo de publicaciones ]


Notas relacionadas:

  Por: Alfonso Arrivillaga Cortés y Máximo Bá Tiul Sin duda alguna la naturaleza posee secretos. Y aunque en los...
    Petén Al departamento que sirvió de inspiración al escritor guatemalteco, Virgilio Rodríguez Macal, para escribir...
  El nombre de Guatemala fue un apelativo dado por los tlaxcaltecas en el siglo XVI a la capital kaqchikel, Iximché,...
    Quiché Las manos artesanas de sus pobladores y sus costumbres religiosas, hacen de Quiché un departamento rico en...
    Turismo con adrenalina Guatemala, es mucho más que el país de la eterna primavera o la cuna de la civilización...
    Quetzaltenango La segunda ciudad de Guatemala, tiene una gran importancia a nivel económico, no sólo por su...
    Baja Verapaz Además de disfrutar de un lugar de contrastante vegetación, en Baja Verapaz hallará una gran riqueza...
    Rodeado de un verde resplandeciente y con un friíto delicioso se llega a Totonicapán, famoso por sus Riscos de...

Antigua Guatemala


Copyright

viajeaguatemala.com es un portal de Prensa Libre. Derechos reservados.

Zacapa

   

Es uno de los departamentos más interesantes de la República, tanto desde el punto de vista geográfico como por el carisma de sus pobladores, famosos por su inventiva. Además, es ampliamente conocido por sus comidas tradicionales como la yuca con chicharrón, las quesadillas y los productos lácteos.
Zacapa participa muy activamente en la economía de nuestro país, y muestra de ello son las plantaciones de tabaco, melón, tomate, uva y ocra, destinados en su mayoría a la exportación.

En época de verano parece que el Sol mismo abrasa a sus habitantes, pero el clima hace posible que los ríos y balnearios se transformen en maravillosos oasis para los visitantes que llegan a ellos a refrescarse.

Izquierda: catarata en Pasabien.

Uno de sus atractivos culturales es el museo de Paleontología, en Estanzuela, que reúne piezas arqueológicas encontradas en esa área, murales de representaciones mayas, así como una extensa variedad de muestras de la fauna de la región. Pero lo más impresionante son los restos fosilizados de un mastodonte y un armadillo gigante, lo que le ha valido ser llamado por sus pobladores como “museo del hueso”.

Datos generales
Nombre del departamento:   Zacapa.
Cabecera departamental:   Zacapa.
Población:   207,814 habitantes aproximadamente.
Municipios:   Zacapa, Estanzuela, Río Hondo, Gualán, Teculután, Usumatlán, Cabañas, San Diego, La Unión y Huité.
Clima:   Cálido seco.
Idioma:   Español.
Altitud:   220 metros sobre el nivel del mar.
Límites territoriales:   Al norte con los departamentos de Alta Verapaz e Izabal; al este con la República de Honduras; al sur con los departamentos de Chiquimula y Jalapa, y al oeste con El Progreso.
Extensión territorial:   2,690 kilómetros cuadrados.
Fiesta titular:   Del 4 a 9 de diciembre en honor a la Virgen de Concepción.
Fundación:   1871.
Temperatura:   Máxima: 34 grados centígrados.
Mínima: 21 grados centígrados.

Historia, población y cultura

Por Felipe Antonio Girón Palacios

El valle medio del Río Motagua está formado prácticamente por casi todos los municipios del departamento: Cabañas, Usumatlán, Teculután, Huité, Río Hondo, Estanzuela y Gualán, quedando únicamente afuera los municipios de San Diego, La Unión y Zacapa.

La evolución natural de esta zona tiene su registro más antiguo desde los tiempos prehistóricos. Con los restos paleontológicos de un Gliptodonte, o armadillo gigante, encontrado en noviembre de 1996, en Teculután, por un grupo de arqueólogos de la Universidad de San Carlos, se ha podido confirmar el poblamiento de la zona desde tiempos muy antiguos.

Por la evidencia encontrada hasta ahora, se cree que movimientos tectónicos ocasionados por la actividad volcánica (de los volcanes Ipala en Chiquimula; Tahual en Jalapa, y Suchitán en Jutiapa, que están cercanos a la zona) y la falla del Motagua durante el período terciario, hayan contribuido al drenaje de una laguna que cubría alguna área de Estanzuela, Zacapa y Río Hondo. Actualmente el Valle Medio del Motagua constituye, en sus partes bajas, una región de llanos irrigados conocidos como La Fragua, donde principalmente se cultiva melón, tabaco, sandía y caña de azúcar.


Secando tabaco en Cabañas.

Hasta ahora se han reportado sitios arqueológicos de grandes dimensiones, urbanizados y con estructuras constructivas propias de las culturas mesoamericanas como juegos de pelota y otros, estos sitios son: La Vega del Cobán en Teculután, La Reforma en Huité y Marines en Río Hondo. Hasta ahora, la evidencia encontrada hace pensar en un tipo de civilización plenamente asentada en la zona desde tiempos del pre clásico, de la era pre colonial, que aún es un misterio por resolver.

Al parecer, los actuales municipios de Gualán, Río Hondo, Zacapa y Estanzuela, estuvieron habitados por indígenas ch'orti'es, y los municipios de Cabañas (antiguamente Chimalapa), Usumatlán, Teculután y posiblemente Huité, por indígenas que hablaban un idioma alagüilac, que aparentemente era una mezcla entre ch'orti' y pipil (Stoll 1958"249 y Terga 1980"26), muy probablemente a raíz de la llegada de grupos nahuatl provenientes del centro de México.
Las fuentes etnohistóricas nos informan que la lengua ch'orti' se hablaba en San Pablo Zacapa, en San Pedro Zacapa y en Gualán para la época colonial; por lo que es de suponer que eran ch'orti'es los habitantes de esta parte de Zacapa.

Etimológicamente Zacapa significa: “sobre el río de zacate o de la hierba”, derivado de las voces nahuatls y maya, zacatl, que significa zacate o yerba, y apán, en el río, formado a su vez de atl, agua y pan, en (Archila 1928:19). Éste no es el único municipio con nombre de raíz nahuatl (pipil) del departamento, además está Teculután, Usumatlán y Huité. Los chichimecas provenientes del Valle de Anahuac, centro de México, por el siglo VII y VIII, se fusionaron con los ch'orti'es de Zacapa, aunque los detalles de este proceso aún no se conocen con claridad, al menos los toponímicos del departamento parecen confirmar tal extremo. La pregunta es si estos nombres se dieron antes, durante o después de la conquista española, puesto que con los españoles también venían indígenas mexicanos.

Es de suponer que por la ubicación geográfica del departamento, éste se halla constituido en una ruta de comercio desde los primeros asentamientos humanos en la región hasta nuestros días, lo que lo hace un departamento que juega un papel importante en la economía del país. Sin lugar a dudas, la navegación del Río Motagua permitió la distribución y la comercialización de la piedra jadeíta (jade), de la piedra obsidiana antes de la colonial, así como la comunicación entre las tierras altas, intermedias y bajas del área maya. El afloramiento de jade se encuentra en las faldas de la Sierra de Las Minas. Aún para los propósitos coloniales, la misma navegación del río permitió la comunicación de la Capitanía General de Guatemala con la Real Corona Española.

El Camino Real de Santiago fue trazado casi paralelamente al mencionando río. Esta condicionante determinó, en buena parte, que la mayoría de colonos españoles para los siglos XVI y XVII se asentaran en esta región, poblando la totalidad de Zacapa y desplazando a la población nativa, que ya había sido menguada por las epidemias traídas por los europeos. De tal manera, que para la colonia se inicia un proceso importante en la configuración de la actual Zacapa, ya que este trajo consigo las haciendas de ganado vacuno y la transformación agrícola de los llanos de La Fragua. También el ganado caballar y mular era necesario para la transportación de bienes y personas, principalmente para aquellas cuyos destinos finales eran la ciudad de Santiago de los Caballeros, algún barco anclado en el Golfo Dulce o en el mar Caribe.

La producción de grana y cochinilla, tan famosa durante la colonia, se extrajo en su mayor parte de la región. Aún más, para consolidar al departamento como una ruta de comunicación, es a finales del siglo XIX que se construye el ferrocarril del Atlántico que atraviesa el territorio, teniendo estaciones importantes en Zacapa, Gualán y Cabañas.

La colonización española instauró instituciones como la encomienda, que era una práctica institucionalizada que tenía sentido dentro del sistema colonial de extracción de riquezas y bienes por parte de la metrópolis dentro de la colonia. Con ellos se asentó una mayoría castellana que culturalmente creó ciertos sincretismos dentro de la zona que la han hecho particular; como el predominio del castellano sobre la lengua ch'orti'.

El establecimiento de haciendas de ganado, similares a los cortijos y haciendas andaluzas, permitió el establecimiento de población española que fue mayoría y hegemónica, por lo que la cultura tiene un matiz hispánico. Zacapa ha sido un vínculo entre la capital y la costa atlántica, el cultivo del añil fue su fuente económica y en tiempos recientes, las fincas bananeras y el ferrocarril fueron una fuente de trabajo para mucha gente del departamento.

El crisol de oriente

Vegetación en Sierra de las Minas en Juan de Paz, Gualán.

Por: Luis Villar Anleu

En forma de valle flanqueado por montañas, el departamento es una extraña mezcla de ambientes ecológicos contrastantes (aunque no lo parezca a simple vista) y de manifestaciones geológicas espeluznantes.

En dilatadas extensiones es de temperamento tórrido, seco, abundantemente irradiado por un Sol que a veces se antoja inclemente. En ellas se convierte en hogar del “monstruo de gila”, un peculiar reptil que, aunque aquí se llame escorpión, no tiene con estos invertebrados ningún tipo de parentesco. En otras partes Zacapa se proyecta hacia el cielo. Tanto lo hace que la cima del Cerro Raxón, a 2,987 metros de altitud, se convierte en la parte más alta de la Sierra de Las Minas.

La Sierra de Las Minas y del Merendón, parte de sus posesiones, son de las montañas más antiguas de Guatemala, tal vez de hasta unos 370 millones de años. La primera es rica en mármoles, jades, jadeítas, serpentinas, serpentinitas y gneisses.

Abrumadora geología

El Río Motagua, que con tanta prodigalidad irriga su valle al atravesar el departamento de Zacapa, esconde una pavorosa grieta. Es la fractura que divide en dos partes a Guatemala. Aquí se presenta en forma de dos extensas fallas geológicas, paralelas, que vienen de muy al este y van hacia el oeste. Una de ellas se llama falla de San Agustín y corre al pie de las montañas del lado norte (Sierra de Las Minas); la otra se llama falla del Motagua, discurre al pie de las montañas del sur, volcánicas unas y sedimentarias otras.

Estas fallas, pero especialmente la segunda, se deslizan una contra la otra, en toda su longitud. Un monumento colocado a la vera del camino que une la población de Río Hondo con la ciudad de Zacapa, a pocos kilómetros de la primera, marca el sitio por donde pasa y en donde, el 3 de febrero de 1976, hizo evidente el formidable desplazamiento de terrenos que puede provocar.

Otro caudaloso e importante Río del departamento, el Grande de Zacapa, tributario del Río Motagua, hace lo propio. La corriente corre sobre un valle que esconde otra falla, ésta viene desde Chiquimula y se une a la del Motagua en ángulo recto. Su existencia provoca la separación de las montañas del sur del departamento en dos bloques disímiles: hacia el este persiste una suave estribación de montañas de la Cordillera Volcánica; la población de San Diego está sobre ella. En el sentido opuesto, teniendo a la población de La Unión como referencia, las montañas corresponden a la naciente sierra del Merendón.

Por estos lares, las fallas de San Agustín y del Motagua tienen un rumbo aproximado de suroeste a nordeste. La Sierra de Las Minas lo tiene igual. Es paralela a ellas y al curso del Río Motagua. Quienes trazaron los límites del departamento, que se aproximan a los de un rectángulo, los concibieron concordantes con aquellas orientaciones. Por eso Zacapa tiene una superficie geográfica insólita: semeja la sección longitudinal de un canal, al que le entra agua por un extremo, le sale por el otro, y las paredes son macizas sierras montañosas.

Grandes contrastes ecológicos

En los umbríos y húmedos ambientes naturales, de la Sierra de las Minas, se encuentran especies forestales extremadamente raras en Guatemala, como los tejos y los arces. Tienen en sus oscuros ecosistemas, propios del bioma de Selva de Montaña, probablemente el último refugio local para sobrevivir. Junto a ellos hay una variedad de animales sorprendente y espléndida. Entre ellos se cuentan aves tales como el quetzal, auroras, pitorreales, guardabarrancas y cenzontles de alta montaña.

Los terrenos bajos, a nivel del piso de los valles del Motagua y del Grande de Zacapa, así como las estribaciones poco elevadas de las montañas del sur, son secas y calurosas en extremo. Tanto es así, que en el sector conocido como La Fragua, muy cerca de la ciudad de Zacapa, los geógrafos suelen reconocer el punto más seco y caliente de Guatemala. Los registros de lluvia son de unos 470 milímetros, 39 días de precipitación al año y temperaturas de hasta 45 grados.

La extrema aridez de las bajuras es responsable de que contengan el mundo del Chaparral Espinoso, ese particular bioma que agrupa a los ecosistemas de cactales, zarzales y de bosques secos caducifolios, en donde abundan los arbolillos de acacias, yajes, aripines, brasil, mimosas y palojiote. No es un mundo muerto, posee extrema vitalidad. Los cactales, en particular los situados al centro del departamento, se han convertido en refugio para el escorpión de Zacapa, un elusivo reptil en peligro de extinción.

Atractivos naturales, además de los Llanos de La Fragua

Debido a que la mayoría de los pueblos que forman Zacapa están ubicados en los terrenos bajos, en donde la lluvia es escasa y el calor abundante, se tiene la generalizada idea que el departamento es semiárido en todas partes. De hecho, el medio desértico bioma de Chaparral Espinoso, con sus punzantes vegetales y millares de bichos igualmente agresivos, es el que domina el paisaje zacapaneco, pero no es el único.

Hay también espléndidas selvas, de gran complejidad ecológica, casi perpetuamente inmersas en nubes, que contienen maravillosas muestras de la diversidad biológica del país. Juntas forman el Bioma de Selva de Montaña, que desde aquí compone un largo corredor ecológico que alcanza las laderas septentrionales de los Altos Cuchumatanes. Se encuentran en la Sierra de Las Minas, en una complicada cumbre abrupta, quebrada, oscura, de intensa humedad, que es al mismo tiempo productora de agua que se desparrama hacia el Río Motagua en forma de corrientes cristalinas y frescas.

Otros ecosistemas forestales, más secos que los de Las Minas, pero nunca tanto como los de los valles bajos, están sobre algunas discretas montañas del sur. Entre ellos resultan dignos de mención los pinares y encinares que crecen en el Cerro Miramundo. Estas comunidades naturales pertenecen al bioma Bosque de Montaña. Se han venido desparramando sobre los montes de la Cordillera Volcánica, y elevaciones vecinas, hasta alcanzar terrenos como los de Miramundo.

El archivo geológico del departamento también resulta de supremo interés. Varias capas sedimentarias del período Pleistoceno, de cuando menos 30,000 años de edad, contienen un rico legado fosilífero que ha permitido a los sabios entender parte de la historia natural del lugar. Gracias a ellas se ha podido reconstruir el pasado, y saber que ahí (vecindades de Estanzuela, principalmente) hubo lagos, que estuvieron rodeados de pastos y sabanas en donde vivieron armadillos gigantes, capibaras, caballos y tapires primitivos, mastodontes y otros seres.

Algunos de los lugares en donde puede disfrutarse del rico patrimonio natural zacapaneco son los siguientes:

Pasabien, balneario.A nivel del Valle del Río Motagua, por lo tanto de ambiente caluroso. Pero el balneario está al pie de la Sierra de Las Minas, en donde el río que lo alimenta baja tumultuoso y espumante. El agua resulta inesperadamente fría... ¡refrescante! Hay ahí muchas facilidades para pasar un rato agradable. Un poco más allá está el centro Longarone, con piscinas, restaurantes, ventas de frutas y cuanto se quiera.

Otros balnearios.Con aguas tan frescas, como las de Pasabien, que proceden de Las Minas, hay balnearios en Santa Rosalía, Talisguite, Jones, La Espinilla y Doña María.

Cuevas de Doña María.Doña María es un restaurante, construido y atendido casi sobre el río del mismo nombre, a la orilla de la carretera asfaltada CA-9. Amén de disfrutar de deliciosa comida y refrescantes bebidas, el río es un agradable motivo para bañarse, relajarse y tomar un reparador descanso. A pocos minutos a pie, mediante una caminata deliciosa en un paraje muy grato, se llega a la Cuevas de Doña María.

Recomendables para no olvidar el paseo

Valle Dorado, piscinas y restaurante. Ideal para disfrutar a plenitud la fascinación y el encanto del Chaparral Espinoso, con todas las comodidades de un hotel de primera. Es casi como un oasis en el desierto. El aventurado caminante podrá aquí internarse en un mundo sólo aparentemente hostil, pero sí fuerte, caluroso, agobiador y punzante. Se disfruta mejor en el ocaso del día; luego, un duchazo y un descanso que será increíblemente reparador.

Museo paleontológico de Estanzuela.No es un sitio natural obviamente, pero está construido casi sobre los lechos rocosos que produjeron los restos fosilizados que contiene. La mayor parte son enormes esqueletos de animales prehistóricos; la exhibición se complementa con otros motivos de gran interés. Muy cerca del museo, a la orilla de la carretera, se encuentra el monumento que marca el derrotero de la famosa falla del Motagua.

Sierra de Las Minas.Reserva de la Biosfera. El recurso ecoturístico más prominente de Zacapa se encuentra en los aproximadamente 80 kilómetros lineales que le corresponden de la cresta de la Sierra de Las Minas. Declarada área protegida y manejada como tal, enseña las más espléndidas muestras de ecosistemas selváticos que pueda uno imaginar. Hay varios accesos desde la carretera CA-9, todos empinados, requieren vehículos de doble tracción. Una vía recomendable es la de San Lorenzo (oportunidad de conocer una cantera de mármol); otra es por las aldeas La Espinilla, Jones, Talisguite; una más por la aldea El Arenal.

 

• Guía de infraestructura de este departamento